Posgrados

Líneas de Investigación

Historia, Política e Identidades.

Esta línea de estudio adscrita al componente histórico en la Maestría en Humanidades Contemporáneas, es un espacio académico diseñado para promover las relaciones entre la historia y los problemas del mundo contemporáneo desde un enfoque humanístico, particularmente en lo que tiene que ver con el cambiante estatuto del análisis histórico para variables como la política y las identidades socioculturales, consideradas como elementos fundamentales para entender las dinámicas de la sociedad contemporánea.

Esta línea, constituye una apuesta en común orientada a entender la complejidad de los escenarios contemporáneos y las articulaciones socialessea en términos de conflictos o acuerdos, que se dan al interior de estructuras organizativas que integran a las naciones.

Desde allí, se abordan debates en torno al modelo de nación, la identidad, la ciudadanía, la educación, la economía, y cómo estos se convierten en referentes de exclusión y diferenciación. Por lo cual, se hace imperativo profundizar en la contribución de las herramientas del quehacer histórico para la moderna investigación humanística.

Esta línea es un escenario fundamental para repensar las bases epistemológicas del conocimiento humanístico y su rol en el mundo contemporáneo. Lo anterior, teniendo en cuenta que las humanidades, y más específicamente el quehacer histórico son esenciales para la redefinición de las relaciones humanas en términos de similitud y diferencia, las cuales se pueden evidenciar en los procesos de maduración de la sociedad.

Este último, es considerado a partir de referentes comportamentales que reflejea progresos civilizatorios reales como el respeto a los derechos humanos, la aceptación de las ideologías y prácticas culturales diferenciadas, la interiorización de principios ético- morales para la gobernanza, entre otros.

De manera pues, que uno de los objetivos centrales de esta línea de estudio radica en el hecho de reflexionar sobre el papel del quehacer histórico para la comprensión de los conflictos socioculturales y la construcción de las identidades al interior de los sistemas políticos 49 que rigen a los modernos Estados nación, y que requieren un trabajo interdisciplinario con perspectivas filosóficas, análisis discursivos y reflexiones políticas. Desde allí se busca hacer una apuesta de formación académica que contemple la profundización en temas determinantes para el progreso y desarrollo de las regiones y naciones del mundo contemporáneo, como son las identidades, la configuración y ejercicio de las comunidades políticas, la democracia, la ciudadanía, la formación de los Estados naciones, las transformaciones de los discursos, los usos de la memoria, la circulación de saberes y objetos, entre otras cuestiones que hacen parte del campo humanístico y requieren de una análisis interdisciplinario.


Filosofía, Contexto e Interculturalidad.

Esta línea busca propiciar procesos de conocimiento activo sobre temas y problemas que han sido objeto de clarificación conceptual por parte de la filosofía, entendida esta como una disciplina humanística y una actividad critica reflexiva. Como disciplina profesional que presume detentar un canon, la filosofía ha pretendido constituirse en un tipo de saber racional y crítico, en una indagación argumental integradora y vigilante de otros saberes, que orienta su atención a la totalidad de las experiencias del ser humano en el mundo.

Es por ello que esta línea se dirige especialmente a atender los problemas que en las sociedades contemporáneas enfrentan los grupos culturales, étnicos, raciales y religiosos en su interacción con otras culturas y con los regímenes políticos que dominan el mundo contemporáneo.

El hecho de que la filosofía sea una disciplina humanística justifica que atiende la realidad de la sociedad en su contexto, razón por la cual el discurso filosófico permite conocer desde diferentes enfoques los análisis sobre los problemas contemporáneos que se generan con el pluralismo cultural, al mismo tiempo tales investigaciones invitan a la reflexión de nuevas prácticas políticas, nuevos presupuestos, valores y normas que se puedan suscribir como comunes.

Se busca articular el conocimiento crítico filosófico con las dinámicas sociales de apropiación de la cultura y los retos que configuran las tensiones propias de las sociedades multiculturales y transculturales.

En este sentido se aluden los problemas referidos a las políticas de identidad, la democracia pluralista y las luchas por el reconocimiento de los grupos minoritarios en las sociedades actuales. Las diversas perspectivas de análisis filosófico permitirán re-pensar el contexto contemporáneo desde un enfoque que pueda problematizar y entender las convergencias propias de las sociedades multiculturales para constituirse en sociedades interculturales y transculturales. La línea, Filosofía, Contexto e Interculturalidad encuentra su justificación en el hecho de que la filosofía como disciplina humanística, no debe elaborarse separadamente del contexto social y político, al que nos enfrentamos, es importante cimentar sus propuestas en la comprensión del quehacer actual de las instituciones educativas y en la búsqueda de propiciar espacios de reflexión donde se puedan confrontar aspectos del contexto social y de los hechos a través de los cuales se manifiestan, al mismo tiempo en que se aprende el análisis y el debate filosófico.


Estudios literarios y discurso.

Esta línea literario-discursiva, dentro de la Maestría en Humanidades Contemporáneas, tiene como objetivo estimular la producción de conocimiento alrededor de problemáticas actuales y su representación a través del discurso de intelectuales y escritores, con textos ficcionales y ensayísticos. Cabe recordar que en América Latina, la literatura ha ido unida al pensamiento sobre la construcción de la nación y la región desde el inicio de la república. De hecho, desde el siglo XIX en que la Generación del 37 en Argentina impusiera la dicotomía civilización y barbarie para definir a la posible nación, hasta las ideas de Confederación Antillana en pleno siglo XX o la renovada Patria Grande en el siglo XXI, los intelectuales han reflexionado, debatido y creado categorías que tratan de demostrar la especificidad del espacio latinoamericano. Conceptos claves como los ya señalados civilización y barbarie, ciudad letrada, antropofagia, canibalismo, heterogeneidad sociocultural, transculturación, descolonialidad, creolización, entre otros, conforman un importante cuerpo de análisis a la hora del abordaje de una narrativa concentrada en tensiones políticas, culturales e identitarias, representativas de los discursos sociales de las últimas décadas. En este sentido, los estudios literarios dan cuenta de dichos enfoques en un doble camino: se adentran en una discusión que forma parte del debate internacional, y permiten un compromiso teórico-crítico reflexivo en tiempos en que las transformaciones del mapa político y social intercepta en toda la producción cultural.

A esto se le debe sumar que los estudios literarios, como campo de formación profesional, responden a la creciente necesidad de formar, en las áreas del lenguaje y la cultura, el recurso humano que demandan las instituciones educativas y los medios de comunicación. El lenguaje no es aquí un medio transparente o neutral, una herramienta, sino que en él aparece la interpretación y quinta esencia de aquello que existe con nosotros, en las dependencias reales del trabajo y del poder y en todo lo que constituye nuestro mundo concepción que puede recordar el signo ideológico de Voloshinov. De tal manera, el hecho de que la literatura sea considerada como un espacio en el que refractan los discursos sociales, obliga a los estudios literarios a tener en la mira otras disciplinas que, desde sus posicionamientos epistemológicos, permitan el abordaje del texto literario. Siguiendo esta línea de pensamiento, desde este espacio curricular se asume que las prácticas de representación son posiciones de enunciación en las que se visibiliza la recreación de la constante lucha por los significados, los cuales se ven involucrados en la 52 mediación del lenguaje. Es decir, en tanto las relaciones, los eventos, tienen una existencia real que va más allá de lo discursivo, es dentro de este que pueden ser constituidos como significados, con lo cual, la permanente pugna por su definición, expresa un rasgo ideológico. De aquí se desprende que los mecanismos de significación -coordenadas socio-históricas re-elaboradas, memorias y tradiciones re-inventadas, escenarios estéticos, elección de lenguajes, materialidad textual- establecen un régimen de representación cuyo rol no se acomoda solo a lo meramente expresivo sino que deviene constitutivo de una cultura. Es tarea de la literatura, evidenciar la mirada que algunos sectores, sean los intelectuales, sean los creadores, manifiestan de sus propias épocas y circunstancias socio-políticas y subjetivas.

El objetivo del seminario será hacer un recorrido por esas categorías desde la actividad literaria, tanto en la creación como en la crítica. En ese sentido, será posible reflexionar acerca de un mundo más humano, sostenible y mejorar la convivencia entre los individuos, con el fin de que la guerra, la violencia y el maltrato no sean las vías para la solución de los conflictos internacionales, nacionales y/o locales.

Leído 1060 veces Modificado por última vez el Viernes, 25 Mayo 2018 11:13

Contáctanos

Solicitud de Información
Si necesitas ampliar la información de cualquiera de los programas de la Facultad de Ciencias Humanas diligencia el siguiente formulario.
Escriba su nombre completo
Escriba una cuenta de correo electrónico válida
Escriba el número de teléfono o celular donde contactarlo en caso que sea necesario
Sea claro y breve para poder dar respuesta a su requerimiento